septiembre 04, 2012

Yo te lo juro que yo no fui.

99% de los fracasos provienen de personas que tienen el hábito de decir excusas. (George W. Carver)

 Ayer cometí un tremendo error. Hablé de más, olvidando que algunas personas son más sensibles a ciertos temas que otras. Me equivoqué, y asumo mi culpa. 

Sin embargo, que me culpen de dejar la embarrada, de que sus parejas no confíen en ellos, y de que su relación esté en crisis, es de un carerrajismo absoluto.

Si un comentario al aire sobre un tema relativamente trivial es capaz de desestabilizar una relación de pareja,significa que la relación es altamente inestable, y eso solamente a causa de quienes están directamente involucrados en ella, no a causa de la familia, ni de los amigos, ni de las mascotas.

Y es que a veces no comprendo esa mentalidad delincuencial, en que la culpa no es del que comete el delito, sino de quienes lo denuncian o castigan. En este caso, la culpa no es del infiel y mentiroso, es de la otra mujer, que lo provocó; es de quienes no quisieron ser sus cómplices; es culpa de su pareja, que no comprende que ellos son hombres y por lo tanto débiles, es culpa de la vida y culpa del gobierno de turno. Es culpa de todos, menos de ellos, por supuesto.

(Escrito hace mil años)

No hay comentarios: