diciembre 20, 2012

Viejito pascuero, acuérdate de mi...

Nunca creí en el viejito pascuero. 

Nunca creí en el viejito pascuero por dos motivos : el primero, es que me crié en una familia en la que no se celebraba la navidad, y no fue si no hasta los 3 años, luego de que mi mamá se casara con mi padrastro, que me enteré de que existía dicha celebración. El segundo motivo, es que aprendí a leer cuando era muy pequeña aún, por lo mismo a los 3 años ya había leído al respecto, y sabía que el mentado San Nicolás no pasaba de ser una linda leyenda.

Y me alegro de no haber creído, porque crecí en una familia pobre, y de haber creído en el viejo pascuero, lo hubiese terminado odiando. Porque, qué cosa más injusta hubiese sido ver cómo luego de esforzarme, portarme bien, y tener excelentes notas durante todo un año, el día de navidad, el famoso Santa Claus le traía mejores regalos a los niños que se habían portado pésimo.

Es por esto, que creo que no debiésemos seguir insistiendo en que nuestros hijos crean en el viejo pascuero. Es preferible que sepan que si reciben un regalo, es porque se lo hicieron sus padres, sus abuelos o sus tíos, porque los quieren inmensamente.

No hay comentarios: